Chávez fue reelecto para asumir su tercer mandato al frente de la FBF

martes, 2 de septiembre de 2014
Trinidad |

Nunca antes se había dado una situación similar. La continuidad de Carlos Chávez se decidió en una votación realizada en una plazuela de Trinidad, luego de que una granada de humo, primero, y después una amenaza de bomba, provocara que la Policía desaloje del lugar  por la fuerza a los dirigentes que participaban en el congreso de la federación, en Coteautri, Trinidad.

Los efectivos tuvieron que utilizar gases lacrimógenos, pues consideraban que era peligroso que se mantenga a las personas en el interior, que tampoco daban su brazo a torcer para salir.

Todo estaba listo para la reelección de Chávez por cuatro años más al mando de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF). Los electores, 28 personas de la ANF, de la Liga y del Comité Ejecutivo de la federación llegaron como cuenta gotas, hasta que el congreso, que debía comenzar a las 10:00, recién se inició a  las 10:45. Los 30 policías comprometidos, desde hace dos semanas, para dar seguridad al congreso, no llegaron. Es más, los dirigentes federativos afirmaron que una orden de alguien de peso del Gobierno prohibió la presencia de los efectivos.

Ante esta situación, seis guardias de Falcon eran los únicos que controlaban el ingreso, todo a pesar del anuncio que iban a llegar barras bravas de Oriente y fanáticos de Warnes para impedir por la fuerza la reelección de Chávez. A nivel local se había organizado la defensa del congreso con los integrantes de la FUL. Al final, ninguna de estas fuerzas apareció, pues tres bloqueos en diferentes puntos de la carretera entre Santa Cruz y Trinidad impidieron la llegada de los barras y de los warneños.

PRIMER SUSTO

Cuando se llegó al informe de gestión de Chávez y el congreso avanzaba en cámara lenta, ingresaron tres jóvenes y lanzaron una granada de humo.

El artefacto chocó en las escaleras y cayó al patio. Los causantes del hecho emprendieron la fuga, pero el vehículo ubicado a una cuadra no funcionó y tuvieron que huir a pie. En el interior de la camioneta Nissan, se encontró varias granadas de humo, que luego una persona sacó y lanzó a un terreno.

ALARMA DE BOMBA

Una vez que pasó el susto de la granada de humo, la Policía recibió una llamada para alertarle que en Coteautri había una bomba. Los efectivos  policiales intentaron parar el congreso pero recibieron  una negativa. A las 14:00, la fuerza del orden volvió con más efectivos, unos 50,  y con el comandante de la Policía de Trinidad, Guido Parada, se decidió intervenir como sea.

Fue así, que por la fuerza desalojaron el salón y cuando seguidores de Carlos Chávez intentaban realizar la reelección en el patio de Coteautri, lanzó gases lacrimógenos. La acción provocó que la gente abandone la cooperativa rápidamente. Entre los más afectados por el gas estuvieron Chávez, Alberto Lozada, Ernesto Álvarez y Carlos Ribera. Este último candidato del bloque opositor.

Publicar un comentario en la entrada